Fuente: Reforma/ El Financiero

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) encontró irregularidades en el programa de tarjetas para los damnificados de los sismos de septiembre pasado.

Según la investigación, Bansefi emitió 4 mil 574 tarjetas para mil 495 beneficiarios; es decir, se hicieron 3 mil 079 plásticos de más, y se transfirieron casi 69 millones de pesos.

Tras el sismo del 7 de septiembre que afectó sobre todo a Chiapas y Oaxaca, el Gobierno federal anunció que se apoyaría la reconstrucción de las casas de los damnificados con recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), los cuales entregaría Bansefi a través de tarjetas de débito y monederos electrónicos.

A los damnificados les tocaría sólo una tarjeta de débito, para disponer de efectivo, y sólo a quienes presentaron “pérdida total” les corresponderían dos plásticos: uno de débito y el monedero electrónico, de acuerdo con información del Fonden.

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) fue la encargada de realizar el censo de damnificados, el cual entregó a Bansefi; esta última institución fue la responsable de depositar el dinero del Fonden a las tarjetas.

Mexicanos Contra la Corrupción señala que el 14 de noviembre, y a partir de los reclamos de damnificados que detectaron dinero faltante en las tarjetas que recibieron, Virgilio Andrade, director general de Bansefi, presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) para que se investigara la posible clonación de los plásticos.

Dos días después, la CNBV inició una investigación a Bansefi por las tarjetas repartidas entre las personas afectados por los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017.

El 20 de diciembre, la Comisión concluyó la primera etapa de su investigación, la cual forma parte del expediente “122.111.12 (001597)”2017”<6>”; y cuyas observaciones van dirigidas a Andrade.

“Bansefi presentó deficiencias en la instrumentación de mecanismos que garanticen la adecuada ejecución de las operaciones bancarias, en virtud de que en mil 495 casos la entidad dispersó recursos en efectivo en más de una tarjeta a la que tenían derecho (ya que la segunda tarjeta está reservada para la compra directa de materiales, sin que pueda disponerse de efectivo). El total de los recursos destinados a los mil 495 beneficiarios ascendió a 68.8 millones de pesos” señala el reporte de la CNBV.

La investigación de Mexicanos Contra la Corrupción encontró que en municipios del estado como Villaflores, Tonalá, Arriaga y La Concordia muchos de los damnificados no recibieron los recursos del programa.

Por ejemplo, el reportaje cuenta que Bansefi emitió a nombre de Martha Rubenia Ramírez Montoya 18 tarjetas, en las que se depositaron 270 mil pesos.

“Yo sólo recibí dos tarjetas. No es cierto que recibí más tarjetas. Eso no es cierto”, dijo Rubenia a MCCI.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) contactó a damnificados cuyos nombres aparecen con más de 34, 26, 18, 16 y 14 tarjetas cada uno.

Cinco de los 11 damnificados ubicados, a cuyo nombre se emitieron entre 34 y 10 tarjetas, viven en comunidades marginadas de Chiapas y ninguno recibió tarjetas de más.

Incluso, a dos de ellos no se les ha entregado ningún tipo de apoyo federal ni una tarjeta.

“Yo no he recibido tarjeta. Por eso mi casa está como está, porque no la he reparado. No tengo efectivo para mi casa. Seguimos esperando todavía”, asegura Manuel de Jesús Hernández Camacho, quien aparece con 26 tarjetas emitidas, en las cuales se depositaron 390 mil pesos.

El 14 de noviembre pasado, y a partir de los reclamos de damnificados que detectaron dinero faltante en las tarjetas que recibieron, Bansefi presentó una denuncia ante la PGR para que se investigara la posible clonación de 57 plásticos en Oaxaca y Chiapas.