‘La librería’ se alza con el Goya a la mejor película en una gala con acento vasco

Fuentes: AFP/ La Vanguardia / Por Astrid Messenger

Rodada en inglés, La librería está basada en la novela de Penelope Fitzgerald sobre una joven viuda que a finales de los años cincuenta decide hacer realidad su sueño de abandonar Londres y abrir una pequeña librería en la costa británica pese a los impedimentos de algunos de los vecinos del lugar. Los protagonistas, Emily Mortimer y Bill Nighy, estaban presentes en la ceremonia y se han emocionado cuando Carlos Saura y Penélope Cruz han mencionado el nombre de la película ganadora.

Bill Nighy, Emily Mortimer, Penélope Cruz y Carlos Saura

Bill Nighy, Emily Mortimer, Penélope Cruz y Carlos Saura (Gabriel Bouys / AFP)

La gala ha tenido como maestros de ceremonia a los populares cómicos Ernesto Sevilla Joaquín Reyes, que no han logrado convencer en su estreno como anfitriones con su humor surrealista y políticamente incorrecto, tal y cómo se ha podido apreciar en las expresiones de algunos de los invitados cuando eran captados por la cámara. Incluso el crítico de cine Carlos Boyero les ha mandado un mensaje muy directo desde la pantalla: “Los dos sois tontos”.

La ceremonia ha estado marcada por la clara reivindicación feminista que simbólicamente venía representada en forma de abanicos rojos repartidos entre los asistentes. También ha sido la velada más políglota de la historia de los Goya, con la diversidad de lenguas y géneros como protagonistas en las categorías más importantes.

Isabel Coixet con dos de los Goya  obtenidos por 'La librería'
Isabel Coixet con dos de los Goya obtenidos por ‘La librería’ (Pierre-philippe Marcou / AFP)

Uno de los momentos más emotivos y aplaudidos de la noche ha sido precisamente el discurso que ha ofrecido Nora Navas, vicepresidenta segunda de la Academia, que ha hablado largo y tendido sobre el papel de la mujer en el cine. “Queremos reivindicar a nuestras cineastas y dar un paso adelante por la paridad”, ha afirmado. Navas, que ha pronunciado un discurso que debía leer la presidenta Yvonne Blake, convaleciente del ictus que sufrió a principios de año, ha centrado su parlamento sobre la falta de mujeres profesionales en varios ámbitos de la industria. “Nos hacen falta directoras, fotógrafas, guionistas…Desde la Academia defenderemos la igualdad profesional de oportunidades”, ha continuado. “Tenemos que lograrlo todos juntos. Nos queda mucho por conseguir, pero sabemos el camino y no vamos a rendirnos porque somos muchos y muy resistentes y no nos cansamos de luchar”, ha concluido mientras los asistentes iban ondeando abanicos rojos con el lema #masmujeres.

Navas también ha lanzado uno de los escasos dardos que han ido dirigidos a los políticos. “En el cine sigue el IVA al 21% ministro” ha comentado la actriz de Pa Negre dirigiendo su mirada a Íñigo Méndez de Vigo.

La actriz y vicepresienta segunda de la Academia Nora Navas
La actriz y vicepresienta segunda de la Academia Nora Navas (Javier Lizón / EFE)

Coixet, que ya suma ocho ‘cabezones’ a su prolífica carrera, ha sido una de las más contundentes también con el discurso feminista. La cineasta barcelonesa ha reprochado que “el Fondo Monetario Internacional dijera el año pasado que nos faltan 170 años para conseguir la igualdad salarial” y ha agradecido que, de pequeña, su madre le permitiera “escaquearse” de las labores domésticas para leer.

Otra de las mujeres de la noche ha sido la realizadora Carla Simón, que ha obtenido el premio a la mejor dirección novel por su ópera prima Estiu 1993, rodada en catalán y de tintes autobiográficos. La emotiva historia, que explora cómo una niña de seis años ha de hacer frente a la muerte de su madre a causa del Sida y pasar a vivir con la familia de su tío materno, ha arrasado en los Feroz y los Gaudí. Los académicos han valorado el trabajo de David Verdaguer como actor de reparto y el de Bruna Cusí como actriz revelación en este filme.

Carla Simon

Carla Simon (Paul White / AP)

Respecto a los premios principales de interpretación no ha habido sorpresas. Tal y como pronosticaban todas las quinielas, Javier Gutiérrez Nathalie Poza se han hecho con los galardones a mejor actor y actriz. Gutiérrez ha conseguido su segunda estatuilla por “El autor”, el drama literario de Manuel Martín Cuenca, que además ha logrado el Goya a la mejor actriz de reparto para Adelfa Calvo. La madrileña Poza ha hecho lo propio por “No sé decir adiós”, un drama familiar sobre la dificultad de afrontar la muerte. “No sabía que se podía ser tan feliz encima de un escenario sin ser otra”, ha dicho. La intérprete ha animado a “saltar” a los que quieran dedicarse a esta profesión que a ella, ha dicho, le ha salvado la vida.

Una emocionada Marisa Paredes ha recogido un merecidísimo Goya de Honor por su extensa carrera con una larga ovación del público. “Por fin nos vemos las caras”, ha dicho al mirar a su cabezón. La exmusa de Almodóvar ha recordado que siempre ha estado ligada a la Academia. “He sido su presidenta y he dado discursos, alguno bien conflictivo como aquel del ‘no a la guerra’, que hoy -ha dicho en medio de los aplausos- volvería a repetir”.

Marisa Paredes con su Goya de Honor

Marisa Paredes con su Goya de Honor (Francisco Seco / AP)

Otro de los homenajes que han recibido una gran ovación ha sido el que ha tenido lugar antes de entregar el Goya a los mejores efectos especiales, cuando todos los asistentes se han puesto en pie para aplaudir a uno de los maestros en esta disciplina, Reyes Abades, fallecido hace dos días. Ganador de nueve premios Goya, estaba doblemente nominado esta noche por Oro y Zona hostil. Al final el premio ha ido a parar a Jon Serrano y David Heras por Handia.

Como era de esperar, Tadeo Jones: El secreto del Rey Midas, la película española más taquillera del año, se ha llevado el Goya al mejor largometraje de animación, y el mejor documental ha sido Muchos hijos, un mono y un castillo de Gustavo Salmerón. La chilena Una mujer fantástica se ha llevado el Goya a la mejor película iberoamericana y la sueca “The square” el de mejor filme europeo. Ambas aspiran también al Oscar a la mejor película de habla no inglesa.