Continúa la crisis catalana: el problema de la Investidura

Fuente: La Vanguardia/ LUIS B. GARCÍA

 Un acuerdo “sin paternalismos”, “con transparencia”, “rigor”, con “un debate maduro” y “que no genere expectativas”. ERC ha querido poner hoy los puntos sobre las íes ante la demora en el acuerdo de investidura que negocia desde hace tres semanas ya con JxCat. Ingredientes que a su entender no se dan y que hacen que el estado de las conversaciones no pase de unos “acuerdos a medias” que no se concretan ni en la futura hoja de ruta del Govern, ni en la estructura que debe tener, dos exigencias de los republicanos para completar el pacto de gobernabilidad. Además, los republicanos insisten en la necesidad de actuar con “inteligencia” y limitar la figura de Puigdemont a un “reconocimiento” de su “legitimidad en Bruselas” mientras en Catalunya se poner en marcha “un gobierno efectivo en Catalunya”.

Ha sido la secretaria general de ERC, Marta Rovira quien ha querido poner las cosas en su sitio ante la falte de acuerdo con los junteros que se prolonga ‘sine die’ a pesar de que dirigentes de la formación de Carles Puigdemont daban por hecho que el pacto se daría a conocer el pasado viernes y que el pleno de investidura se podría emprender en dos semanas. En su parlamento tras el Consejo Nacional de los republicanos, la dirigente ha evidenciado que el acuerdo con JxCat está aún lejos de ver la luz puesto que aún no cuenta con la concreción necesaria.

Piden actuar con “inteligencia” y limitar la figura de Puigdemont a un “reconocimiento” de su “legitimidad en Bruselas” mientras en Catalunya se poner en marcha “un gobierno efectivo en Catalunya”

Rovira ha señalado que para que el pacto sea “sólido y firme” tiene que incluir “un debate de investidura efectiva”, así como el reconocimiento de la legitimidad de Puigdemont en Bruselas, pero también es necesario diseñar el plan de legislatura y un acuerdo de gobierno. Fuentes republicanas certifican que hasta la fecha no ha habido “avances significativos” ni en la hoja de ruta que debe regir las actuaciones del nuevo Govern, ni en la estructura y composición del mismo.

Por eso la líder republicana ha avisado de que “no necesitamos ni queremos acuerdos a medias, sino acuerdos globales que permitan gobernar al país y avanzar”. Y deben ser “acuerdos públicos y transparentes”, ha reclamado, “no acuerdos en los despachos”. Mientras tanto, los republicanos “no presentaremos un acuerdo hasta que no sea un acuerdo firme”, aunque “esperamos que (el acuerdo) se produzca “en los próximos días”, ha deseado.

“No necesitamos ni queremos acuerdos a medias, sino acuerdos globales que permitan gobernar al país y avanzar”

Por encima de todo, ERC quiere levantar la aplicación del artículo 155 y Rovira lo ha dejado bien claro cuando ha pronunciado con detenimiento y mayor tono que “no nos podemos permitir otro escenario que no implique poner fin al artículo 155”. Y en este empeño, “pedimos rigor de verdad, que no genere expectativas” y a cambio “garantizamos perseverancia”, ha prometido.

Desde ERC lamentan que JxCat explique que los republicanos piden más tiempo y se limitan a reivindicar que lo que reclaman “desde hace semanas” es un Govern efectivo en Catalunya y que aparquen los “inventos”. De hecho lamentan las diferentes opciones que los junteros han venido poniendo sobre la mesa, algunas apuntadas por el mencionado Josep Costa, como la de ir al pleno de investidura sin solución prevista para un acto que no hubiera quedado ni inscrito, o la que ahora se pretende llevar adelante por JxCat, la de la reforma de la ley de la Presidència “que nos la tumbarán seguro desde Madrid”.

Rovira ha evidenciado públicamente esta distancia con JxCat cuando ha insistido en reclamar “lealtad”, “confianza” y “unidad” a la formación de Puigdmont

Las mismas fuentes republicanas lamentan que “así podemos estar dos o cuatro meses más”, y sin que haya habido “ningún avance significativo con el plan de gobierno”, es decir, sobre cuál será la hoja de ruta del nuevo ejecutivo catalán, “ni sobre la estructura” del mismo, es decir, sobre cómo será el número y el reparto de los órganos de gobierno, entre ellos las consellerias.

Rovira ha evidenciado públicamente esta distancia con JxCat cuando ha insistido en reclamar “lealtad”, “confianza” y “unidad” a la formación de Puigdmont y poner por encima del personalismo el objetivo de acabar con el 155 y restituir las instituciones porque “cada vez hay más voces que no se atreven a decir qué están haciendo con el 155 pero es un lastre social, de futuro y para el progreso del país”. De hecho, la dirigente ha advertido de que cada día son más las voces que reclaman que “si se alarga su aplicación se amplíe a otros ámbitos del país, como la escuela catalana y TV3”.