La ciencia ficción racista y sus ecos en el mundo real